The Legend of Zelda: Majora’s Mask 3D
Voto del editor
9.0
Lanzamiento: 13.02.2015

The Legend of Zelda: Majora’s Mask 3D

Géneros: Aventura / Accion Productor: Grezzo
3DS
Pros
  • La mecánica del paso del tiempo
  • Las Quests y su desarrollo
  • La atmósfera más opresiva y sombría
  • El uso de las máscaras
  • Los cambios en el sistema de guardado, el inventario, etc
Contras
  • Un poco más corto y fácil que otras entregas
  • Pocos cambios a nivel gráfico y sonoro

¿Que haces para superar tu mejor creación?, ¿como logras que lo siguiente que hagas no sea visto como algo inferior?. Esas parecen ser las preguntas que rondaban en Nintendo cuando estaban planificando el siguiente juego tras la salida de The Legend of Zelda: Ocarina of Time, sin dudas un punto de inflexión en la franquicia.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_Portada

La respuesta que hallaron fue casi por casualidad, pero sin dudas era la correcta: arriesgarse haciendo algo totalmente diferente, pero a la vez, similar a lo ya visto. Construir sobre lo que ya se sabe funciona, pero con una idea completamente distinta. Eso fue Majora’s Mask, el Zelda más diferente de todos, el más extraño, el más sombrío. Un juego que no parecía hecho por Nintendo.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_009Contaba con todo lo que podíamos esperar de la serie, sus dungeons, sus clásicos enemigos, las razas presentadas en OoT, los ítems, el mismo universo, los puzzles, los clásicos bosses finales. Pero todo esto existía con un único fin, con una sola mecánica en mente. El mundo llegará a su fin en tres días, y no existe manera de evitarlo en ese tiempo.

The Legend of Zelda: Majora’s Mask 3D parte de una premisa básica: no podemos salvarlos a todos. Si bien hay momentos de alegría, risas y demás, el juego no para de recordarnos que estamos frente al apocalipsis, ante el fin del mundo. Es una experiencia sombría, desesperanzadora, que muchas veces nos llena de impotencia y nos pone en una posición poco ventajosa.

La historia comienza poco después del final de Ocarina of Time 3D, con un joven Link que parte en un viaje en busca de su amiga, aquella que lo acompañó a lo largo de su aventura, el hada Navi. Mientras exploraba el olvidado bosque de los Kokiri, es atacado por dos hadas y un Skull Kid, que le roba su Ocarina y a Epona. Tras la persecución, este Skull Kid enmascarado utiliza su magia y lo transforma en un Deku Kid, incapaz de comunicarse con los humanos y mucho menos de combatir. Persiguiendo a su agresor, Link cae en un agujero sin fin, cual Alicia en el País de las Maravillas, y cuando despierta aparece en el mundo paralelo de Termina. Enseguida conocemos al personaje más perturbador de la serie, el Happy Mask Salesman. Este nos cuenta como el Skull Kid que nos atacó también lo hizo con el, y le robó la misteriosa Majora’s Mask, cuyo oscuro poder no conoce límites. En manos equivocadas podría ser un verdadero desastre, el mundo entero peligra. Y apenas basta con mirar al cielo y ver una gigantesca luna cada vez más cerca del suelo. Muy cerca.The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_003

En tan solo tres días, la luna se estrellara con Clock Town, destruyendo completamente el mundo de Termina. Es así como se nos presenta el principal concepto detrás del juego: el límite de tiempo.

Personalmente nunca me gusto que me pusieran límites de este estilo al jugar, casi nunca tenía sentido y solo impedía que pudiera disfrutar bien del juego. Eso no pasa acá. El periodo de tres días es fundamental en lo que busca lograr Majora’s Mask 3D, todo gira alrededor suyo, y aunque no lo parezca, tenemos todo lo necesario para lograr cumplir con los objetivos planteados en ese ciclo. Digo ciclo porque una vez que exploramos el pueblo y llegamos al tercer día, intentaremos enfrentar al Skull Kid y veremos que es imposible ganar, pero con ayuda de la Ocarina viajaremos al pasado, tres días exactamente. Esto lo podremos hacer en todo momento, pero con la salvedad que al hacerlo, se resetea TODO el mundo, las quests, los dungeons. TODO. Al regresar en el tiempo solo mantendremos el conocimiento adquirido, así como los ítems claves y las máscaras. Perderemos las rupias y demás ítems consumibles, pero es fácil recuperar estos últimos cortando pasto y el dinero se puede depositar en el banco. Si, posta.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_001

Estos tres días tardan alrededor de una hora de tiempo real, y eso lo podemos apreciar en el reloj ingame que vemos en todo momento. Este paso del tiempo va de la mano con las rutinas diarias de la gente del mundo de Termina y los diferentes eventos que ocurren en ciertos días y a ciertas horas. Y esto está directamente relacionado con las Quests. Si, un Zelda que tiene Quests. Y son en muchos casos excelentes. La gente de Termina tiene problemas, preocupaciones, temores. Y no podemos resolver todos estos conflictos, al menos no en un solo ciclo. Y es ahí donde entra en juego ese sentimiento de impotencia y desesperanza de Majora’s Mask 3D. Porque cada vez que regresamos al principio, todo lo que logramos, toda esa gente que ayudamos, está nuevamente en problemas. Salvar al mundo no significa salvar a su gente. De hecho, es como si Link en verdad no existiera, como si no estuviera ahí. Por más que hagamos, nada se mantiene, todo se deshace, todo vuelve a como era antes.The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_019

Sin dudas la mejor de estas misiones es la de Anju y Kafei, una pareja que se está a punto de casar, pero las cosas se complican y deberemos pasar un ciclo completo de tres días para intentar solucionarlo. Es una misión que requiere mucho esfuerzo de parte del jugador, que necesita que conozcamos bien todo el juego, que hayamos desbloqueado todas las áreas, e incluso diría que sin una guía puede resultar muy difícil de completar. Pero hacerlo emociona, vale la pena. Hasta que volvemos al pasado y todo eso desaparece. Esto es lo que lo diferencia de otros juegos de la serie, y es algo que nunca más volvimos a ver de parte de Nintendo.

La otra mecánica que tiene protagonismo en el juego son las máscaras. En Ocarina of Time no servían para nada, y por eso es que pensaban sacar una expansión basada en ellas para el difunto N64 Disk Drive, que luego se transformó en este juego. Hay 24 mascaras, y si bien no todas son verdaderamente útiles, la mayoría tiene efectos particulares. Las más destacadas son las máscaras Deku, Goron y Zora. Cada una tiene una historia detrás, un espíritu en pena, una misión que lograr y vidas que se verán afectadas por quien porte esas máscaras. Porque al ponérselas, Link se transforma físicamente en un miembro de esas razas. Como un Deku, podremos meternos en ciertas plantas y salir volando por corto tiempo, y disparar burbujas mágicas. Como un Goron, seremos pesados y muy fuertes, pero también podremos recorrer grandes distancias girando sobre nuestra espalda como si fuéramos una gran roca. Como un Zora, tendremos unos boomerangs, la habilidad de generar electricidad y nadar bajo el agua sin requerir oxígeno. Usarlas le da mucha variedad a la jugabilidad, da lugar a situaciones que no podríamos tener en la serie sin ellas, y la historia que tienen detrás le dan un toque muy especial. También ayudan a reforzar esa idea de que Link verdaderamente no esta ahí, ya que por ejemplo, cuando logramos salvar a los Goron, es Dormani quien es aclamado como un héroe de su tribu, no Link, puesto que nadie nunca lo ve allí, solo en quien se transformó.The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_006

Los dungeons en sí son “pocos” para lo que es la franquicia. Solo hay cuatro principales, pero también hay algunos “mini-dungeons”, y según lo que entendamos por “dungeon”, se puede decir que hay más, como el propio Clock Town y todas sus áreas, puzzles, ítems e historia detrás. Salvo el primero, los demás son bastante interesantes a nivel diseño, con algunos puzzles copados y buenos bosses finales. Pero no lo suficientemente buenos, al menos no a ojos de Nintendo, ya que con esta remasterización decidieron hacer varios cambios que van más allá de lo estético. Salvo el primer boss, los demás sufrieron cambios importantes tanto a nivel físico (con nuevos puntos débiles) como en el desarrollo de esos combates.

Además de eso, se implementaron todas las mejoras que ya vimos en Ocarina of Time 3D, como el uso de la pantalla táctil para todo lo que es el inventario, algo que en este juego con tantos cambios de máscaras es una bendición. También el uso del giroscopio para ayudarnos a apuntar mejor. Pero específicamente, además de los cambios a los dungeons y sus bosses, se agregaron mas cosas. Por ejemplo, un segundo lugar para ir de pesca, un sistema más organizado para todas las canciones de la Ocarina, cambios en los diálogos de varios personajes para ayudarnos más al comienzo de la aventura, ítems que llegan en otro orden, etc. Por ejemplo, el Bomber’s Notebook, que registra todas las Quests que descubrimos, los personajes relacionados, horarios y lugares, ahora es más claro, reúne mejor la información e incluso nos deja establecer alarmas en días y horarios específicos. La Canción del Tiempo Doble ahora no solo hace que pase el dia o la noche, sino que nos deja seleccionar un horario y día específico, ideal para cortar el relleno y hacer lo que necesitamos, rápido y sencillo. Y si jugamos en la New Nintendo 3DS XL, podremos controlar la cámara libremente con el C-Stick, algo que se siente muy natural y hace que nos preguntemos por qué jugábamos sin eso antes.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_012

Todos estos cambios por sí solos parecen menores, pero en conjunto hacen de la experiencia del juego una más amena, le dan al jugador más opciones, más libertad. Y para el que lo haya jugado en su momento, son suficientes para darle otra oportunidad.The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_008

Por último, un cambio clave de esta versión tiene que ver con la manera en que se guarda la partida. En su versión original, la ÚNICA manera de guardar la partida de forma definitiva era usando la Ocarina y tocando la Canción del Tiempo, la misma que nos envía de nuevo al principio del ciclo de tres días, reseteando el mundo y sus eventos. Podíamos usar unas estatuas dispersas por el mundo para crear un punto de guardado temporal, que se borraba al cargar esa partida más tarde (muy a lo JRPG), y que nos dejaba en el momento exacto en que estábamos, pero no era la opción definitiva. Esto generaba una presión mayor sobre el jugador, que debía aprovechar al máximo cada ciclo antes de reiniciarlo solo para guardar la partida. A mucha gente esto no le gusto, debo admitir que yo mismo tampoco era un fan de ese sistema, pero entendía porqué estaba ahí. La idea del juego, las sensaciones que busca transmitir, están directamente ligadas a esta limitación y como afecta a las distintas Quests y dungeons. Por eso cuando anunciaron que iban a modificar este aspecto tenía miedo que el cambio le jugará en contra al espíritu del juego. Por suerte no fue así, o al menos yo no siento que lo sea.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_015En Majora’s Mask 3D la Canción del Tiempo no graba la partida, sino que la única manera de hacerlo es con las estatuas antes mencionadas, de las cuales ahora hay muchas más en el mundo (aunque no todas son puntos de Fast Travel). Al grabar se mantiene todo, desde horario hasta ítems y cosas que hayamos hecho, pero claro al reiniciar el ciclo volveremos al principio. Como se trata de un juego portátil, el sistema anterior no hubiera funcionado, hay que tener en cuenta que se tiene que poder jugar en sesiones cortas y el nuevo sistema permite eso. Y por suerte, no es posible “abusar” del nuevo sistema y romper el juego, ni su inmersión ni como funcionan sus Quests. Si me parece mal que no exista siquiera la opción de guardar como en el título original, para quien prefiera ese sistema, no costaba nada dejarlo.

Al ser una remasterización, es de esperar que a nivel técnico haya mejoras por sobre el original, y las hay, pero no al nivel de una remake. El modelo de Link es mucho más detallado, un poco más que en Ocarina of Time 3D incluso. Los demás personajes no corrieron la misma suerte, pero eso tiene algo de sentido ya que no aparecen tanto, la historia del juego no los expone de la misma manera que a otros NPCs en otras entregas de la serie. Si hay mejores texturas en elementos y en los escenarios en sí, aunque también sigue habiendo otras texturas muy borrosas. Cosas que parecen de N64 y cosas que aparecen de 3DS conviviendo en muchas escenas. Y lo raro es que a veces hay caídas de FPS que ni siquiera parecen justificadas, aunque debo admitir que no recuerdo mucho como eran esas escenas en el original.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_016

Hubo una cierta polémica con el cambio gráfico del juego, que removía ciertos efectos en algunas escenas y los reemplazaba con técnicas más “reales”. Es que en aquella época se usaban muchos trucos gráficos para lograr lo que se buscaba, que hoy en día no son necesarios. Por ejemplo, se usaba mucho el efecto de “niebla” para cubrir cosas que no estaban ahí, o enmascarar texturas planas y darles una sensación de profundidad. Toda la intro del juego estaba hecha así, pero en 3DS optaron por remover ese efecto y crear las cosas físicamente. Ese bosque del comienzo ahora tiene árboles reales, y la luz del día se filtra a través de ellos, lo que da un tono de colores distinto, quizás menos lúgubre. Hay gente que prefiere como se ve el original, yo sinceramente no podría volver a un juego que se ve de esa manera.

Desde el punto de vista del audio no hay mucho que decir, se mantienen todos los temas originales sin cambios, tal y como en su predecesor. Me hubiera gustado que la música fuera “actualizada” como los gráficos, quizás incluso que fuera orquestada, pero aun así, los temas originales siguen transmitiendo las mismas emociones así que no lo veo del todo mal, más como una oportunidad desperdiciada que otra cosa.

The_Legend_of_Zelda_Majoras_Mask_3D_ASPEB_023

The Legend of Zelda: Majora’s Mask 3D es uno de los mejores juegos de la franquicia, y esta versión portátil supera en varios aspectos a su edición original. Es más que una remasterización puesto que incluye múltiples cambios en su jugabilidad, en sus diálogos, items, dungeons, escenarios, sistema de guardado, etc. Pero no llega a ser exactamente una remake, sobre todo porque a nivel gráfico y sonoro las mejoras son más bien pocas. No es perfecto, es un poco corto y fácil, y su historia central está poco desarrollada, ya que el foco está en las Quests y sus personajes, algo que lo diferencia mucho del resto de la serie y que podría no ser del agrado de todos sus fans. Pero en definitiva se trata de un juego excelente que todos deberían experimentar al menos una vez.

 

Leandro “Dreaman” Zappia

Desde la Web